La flexibilidad en el lugar de trabajo es una tendencia que está arraigando rápidamente en muchas organizaciones. Los empleadores están reconociendo los beneficios de ofrecer un horario flexible que incluye trabajar de forma remota, trabajar desde casa, un coworking o las horas de trabajo que se ajusten a la vida personal de los empleados.

 

Un informe de 2018 indica que el 53 % de los profesionales trabajan al menos la mitad de la semana de forma remota. Una encuesta realizada por PwC encontró que el 48 % de los empleados que trabajan desde su casa califican su trabajo como excelente, como 10 en una escala de 1 a 10.

 

Los beneficios de la flexibilidad laboral están bien documentados. Los empleados reportan una mejor productividad y un equilibrio entre la vida laboral y familiar, más tiempo con la familia y menos tiempo perdido para ir al trabajo.
Pero eso no es todo. La flexibilidad en el lugar de trabajo tiene un impacto significativo en la salud y el bienestar de los empleados.

 

En Bee Lab coworking recibimos muy a menudo casos de empleados que quieren aprovechar las ventajas del trabajo remoto, pero tiene ( o no saben) como planteárselo a su jefe o responsable.
Si quieres disfrutar de estos beneficios, entonces es el momento de presentar la idea de un horario de trabajo flexible a tu jefe o empresa.

Aunque las opciones de trabajo flexibles pueden ser la norma en muchas organizaciones, para algunas se trata de un territorio inexplorado. Pedirles flexibilidad requiere planificación y previsión.
Recuerda que le estás pidiendo a tu jefe que sea flexible sobre cuándo y dónde trabaja. El pensamiento más importante que le vendrá a su mente es cómo esto puede impactar en tu productividad y en el resto del equipo.

 

En otras palabras, se debe plantear la flexibilidad en el lugar de trabajo como los beneficios para la organización en lugar de cómo te beneficiará a ti.

 

Aquí hay algunos consejos para tener esa conversación:

  1. Pruébate a ti mismo

    Para trabajar con un horario de trabajo flexible, debe poder trabajar de forma independiente. Esto significa estar súper organizado para que completes tus tareas a tiempo y logre los objetivos.
    Tu jefe necesita ver que eres eficiente trabajando de forma remota antes de aprobar un horario flexible para tí.
    Si, naturalmente, eres una persona no organizada o si tienes problemas para trabajar de manera autosuficiente, comienza a practicar la autogestión y la organización en tu rutina diaria. Aprende a desarrollar tus habilidades para administrar su tiempo. Si no logras ser organizado y disciplinado en la consecución de objetivos… mejor no lo intentes.

  2. Investiga

    Antes de presentarle la opción a tu jefe, es una buena idea comprender las políticas, normas y estipulaciones de tu empresa sobre la flexibilidad en el lugar de trabajo. Consulta el manual del empleado o habla con el personal de Recursos Humanos.
    Fíjate si es algo frecuente en tu empresa, y si por las características de tu puesto de trabajo, es factible o no. Existen algunos puestos, donde el trabajo remoto es invisible o más complicado de realizar. Por ejemplo, un pesto de recepción, difícilmente se puede desempeñar de forma remota. O determinados puestos que conllevan cierta tecnología son más difíciles de llevar a cabo de forma remota que otros. Si no hay una política en su lugar de trabajo, entonces tienes trabajo por delante. Investiga cómo funciona la flexibilidad laboral en otras empresas. ¿Cuáles son sus historias de éxito? ¿Quién se beneficia de tales acuerdos? Cuando comprendas los hechos clave sobre la flexibilidad, estará en una mejor posición para negociar y ayudar a implementar una política de flexibilidad en tu lugar de trabajo. También puedes obtener información de las experiencias de otros empleados. Habla con tus compañeros de trabajo y pregúntales acerca de sus experiencias, qué funciona bien, que no… etc.

  3. Haz un plan

    Ten un plan antes de tener una charla con tu jefe para hablar sobre un nuevo horario de trabajo. Analiza tus metas para la flexibilidad y decida qué escenario puede funcionar para ti. ¿Por qué quieres un horario de trabajo flexible? Echa un vistazo a tus prioridades y evalúa tus circunstancias personales. ¿Requieres comenzar a trabajar más tarde para poder dejar a sus hijos en la mañana? ¿Necesitas trabajar desde su casa para poder hacer más sin interrupciones? ¿Precisas irte antes para asistir a una clase de entrenamiento? Piensa en tus hábitos de trabajo y vea qué tipo de opciones de flexibilidad funcionarán para tí Algunas personas se distraen y no pueden trabajar desde casa, mientras que otras no sobreviven sin la camaradería de los compañeros de trabajo.

  4. Presentar los beneficios para la empresa

    Cuando te sientes a hablar con su jefe, plantea tu petición para resaltar primero los beneficios para tu empleador. Existe una gran cantidad de investigaciones en Internet para ayudarte a exponer los beneficios de la flexibilidad en el lugar de trabajo. Estos son algunos de nuestros favoritos:

· Hay un 59% más de crecimiento e ingresos cuando los empleados están comprometidos y satisfechos (GWA)

· El trabajo flexible reduce las ausencias no programadas en un 63% (GWA).

 

El mejor centro de coworking de madrid

 

Piensa como será toda la operativa, la comunicación, los medios que se necesitan (pc, tlf, etc). Las reuniones, la gestión con los clientes, etc. Piensa como se puede reorganizar todas las tareas que realizas ahora mismo y dale a tu jefe la solución a todas las preguntas que le pueden surgir.

 

Trabaja con su gerente en un plan viable que beneficie a ambos. Asume el compromiso y aprenda a negociar para que puedas lograr la opción de trabajo flexible y cosechar sus beneficios.

 

¡Suerte! ¡Seguro que pronto nos encontramos en un coworking! si necesitas mas información sobre las opciones que ofrece Bee Lab, puedes consultar nuestros servicios pinchando aquí.