Si llevas tiempo queriendo trabajar desde casa, seguro que has oído a compañeros y amigos hablar de lo maravilloso que es ponerte un café y encender el ordenador sin salir por la puerta.

Las ventajas de trabajar desde el hogar son más que evidentes: libertad de horarios, una total flexibilidad, comodidad, autosuficiencia, etc. De hecho, el trabajar desde casa o el teletrabajo están aumentando en nuestro país.

Muchos sueñan con trabajar desde casa, imaginándose una oficina limpia, inmaculada, cómoda, con un capuchino humeante esperándote junto a tu material de trabajo. Sin embargo esta modalidad de trabajo no es tan positiva y requiere sacrificios y responsabilidades para las que no todo el mundo está preparado. De ahí que cuando nos planteemos la posibilidad de trabajar desde casa no solo debemos tener en cuenta sus ventajas, sino también que desventajas pueden influir.

 

 

Desde Bee Lab coworking os presentamos una serie de desventajas que conlleva trabajar desde casa

  • Soledad: Bien es verdad, que la soledad nos proporciona autosuficiencia, pero en la otra cara de la moneda, la soledad puede tornarse en negativa, sobre todo si eres una persona que necesita compañía, que necesita sentirse rodeado de compañeros. Las personas que trabajan solas toda la jornada laboral, tienden a no encontrarse bien y necesitan hablar físicamente con otras personas.
  • Separación entre la vida personal y profesional: Es prácticamente imposible o muy difícil diferenciar entre la vida profesional y la personal. Si cuanto trabajas tienes algún miembro de la familia, principalmente pareja o hijos, el trabajo va a ser más complicado. Sobretodo si no separas claramente ambas facetas de trabajo / vida personal. Existe la posibilidad de tener un despacho o una habitación específica destinada a lugar de trabajo, pero hay que hablar a la familia para que respeten tu jornada laboral, dejándoles claro que mientras trabajas no estás disponible. Una tarea difícil sin duda.
  • Exceso de trabajo, precisamente por hacerlo desde casa: Alguna vez habrás trabajado desde casa y te habrás dado cuenta de lo difícil que es no trabajar los fines de semana, o estar mirando el e-mail a cada rato de tu tiempo libre. Al trabajar en el mismo espacio que destinamos a nuestra vida cotidiana, es muy común trabajar hasta altas horas de la noche, o hacerlo en exceso. Existe una solución, pero es complicada: tener una buena agenda y calendario de trabajo, fijando horas de descanso y desconexión.
  • Necesidad de mayor disciplina: Al trabajar desde casa no tienes a nadie que te supervise. Por eso es fundamental que seas una persona organizada y disciplinada, ya que es muy frecuente procrastinar y dejar pasar las cosas hasta el último momento. ¿Quién no ha dejado una tarea para más adelante y luego se le ha acumulado todo? El clásico “eso lo haré luego” juega muy negativamente a la hora de trabajar desde casa.
  • La concentración: La dificultad para concentrarse en el trabajo fue catalogado como el 2º problema más grave a la hora de teletrabajar. Entre las principales distracciones se encuentra el ruido que hace la familia, las actividades del barrio, los vecinos pesados (en algunos casos irritantemente pesados) , la hermosa vista al patio, los vendedores ambulantes, el teléfono, lavavajillas, televisión, etc. Para trabajar eficientemente desde casa necesitas estar motivado y ser organizado.
  • Acceso a documentos de la oficina y material de oficina: Muchos documentos se encuentran únicamente en formato papel, por lo que deberías trasladarte a la oficina si quieres tener acceso a ellos. Lo mismo ocurre con equipos especializados que es imposible o muy difícil que tengas en tu casa, ya sea por espacio o por temas económicos.

 

 

Todos estos inconvenientes pueden paliarse con un espacio destinado únicamente al trabajo. El coworking se convierte así en la mejor solución: convivirás con un gran número de coworkers con los que sociabilizar, incrementar contactos y por tanto sentirte menos solo. Tu te sigues poniendo tu horario, pero separas claramente entre vida personal y profesional. Todo ello enmarcado en un ambiente de trabajo y disciplina, donde lograrás una mayor concentración y productividad. Despídete del teléfono de casa sonando, la vecina pasando la aspiradora, el cartero comercial llamando al telefonillo cada 10 minutos… ¿A qué esperas para unirte al coworking?

 

 

 

Bee Lab Blog