Hablamos mucho de trabajar en equipo, del equipo como punto básico para alcanzar objetivos, etc. Todos nosotros consideramos que somos buenos trabajando en equipo, que nuestro equipo es el mejor, etc.

Pero realmente ¿sabemos trabajar en equipo? ¿No es verdad que existe una cierta moda?

El trabajo en equipo es útil y eficaz, pero hay que garantizar que se dan los factores adecuados para su buen funcionamiento. Si te paras a pensar cuantas veces has participado en un equipo 100% eficaz, muy probablemente tu respuesta no sea más de 2-3. Sin embargo tenemos en mente estar constantemente participando en distintos grupos de trabajo. La realidad es que si preguntamos a un grupo de personas qué es para ellos el trabajo en equipo, muy probablemente cada uno nos dará una definición diferente, o al menos un enfoque diferente. Y de hecho, existen multitud de definiciones distintas de autores renombrados.

Yo personalmente lo resumiría como “un grupo de seres humanos que trabaja de forma conjunta para alcanzar una meta común, manteniendo una organización que permite alcanzar el objetivo.”

 

¿Que hace falta para que el equipo sea eficaz?

Algunos autores determinan que la mejor forma de entender el trabajo en equipo sea a través de lo que denominan “las 5 Cs”

  • Complementariedad: Cada integrante del equipo debe ser especialista en algo, dominar un área o tema en particular. Se complementa con los demás. Cada miembro dominará una parcela determinada del proyecto. Los conocimientos de todos son necesarios para sacar el trabajo adelante.
  • Coordinación: El equipo, con al menos un líder a la cabeza, debe actuar de forma organizada con vista a sacar el proyecto adelante. Si, hace falta un líder. Las modernas tendencias de equidad han demostrado menor eficacia que las basadas en liderazgo.
  • Comunicación: El trabajo en equipo exige una comunicación abierta entre todos sus miembros, esencial para poder coordinar las distintas actuaciones individuales.
  • Confianza: Cada persona debe confiar en el buen hacer del resto de sus compañeros. Anteponer el éxito del equipo al propio lucimiento personal. Cada miembro deberá aportar lo mejor de si mismo, no buscando destacar entre sus compañeros
  • Compromiso: Cada miembro se debe compromete a aportar lo mejor de si mismo, a poner todo su empeño en sacar el trabajo adelante .

 

Sobre el papel, esto sólo ocupa un párrafo, sin embargo no es fácil que se den estos cinco factores. Supone un esfuerzo adicional y tiempo.

 

Blog_trabajo_en_equipo

 

Trabajar en equipo tiene claras ventajas

Se aumenta la calidad del trabajo, disminuye los gastos, se alcanza mayor conocimiento y información del tema a tratar, surgen nuevas formas de abordar los problemas. Sin embargo existen los riesgos de que impere la opinión de uno o unos pocos, que la responsabilidad se diluya entre los miembros del grupo, y que no se logre ser plenamente eficiente hasta que el grupo se forme, lo que en ocasiones puede ser bastante tiempo.

En cualquier caso, es un concepto que manejamos muy frecuentemente y desde aquí te lanzo el reto de plantearte algunas preguntas al enfrentarte ante una tarea:

¿Por qué quieres trabajar en equipo? ¿Queda bien decir que trabajas en equipo o realmente es conveniente?

¿Es necesario trabajar en equipo?

¿Eres más eficaz si trabajas sólo?

¿La tarea es suficientemente compleja para involucrar a más gente?

¿Tienes a todos los miembros necesarios (y solo a los necesarios) para el equipo?

 

 

Muchas veces nos “obsesionamos” en trabajar en equipo cuando realmente no es necesario o no es recomendable.  Soy un ferviente defensor del trabajo en equipo. No quiero con esto echar piedras contra el trabajo en equipo,  si no simplemente hacer una llamada de atención sobre el buen uso y la optimización de los equipos. Desde aquí te hago un llamamiento para que utilices la gestión de equipos correctamente y cuando proceda, no sólo por “quedar bien.

 

Otros artículos interesantes en el Blog