Los nómadas digitales son esas personas que siempre pasan el rato en cafeterías, mirando fijamente a sus ordenadores portátiles. Mientras que los centros de coworking, las cafeterías y los ordenadores portátiles pueden considerarse como lo esencial para casi todos los nómadas digitales, los propios nómadas tienen muchas formas y tamaños distintos. Los nómadas digitales están en algún lugar entre los trabajadores autónomos y los viajeros del mundo.

 

¿Qué son exactamente los nómadas digitales? ¿Qué los hace tan especiales? ¿Cómo y dónde viven y qué hacen?

.

 

Trabajan como programadores web, blogueros de viajes o cazadores de ofertasen la web. Aunquesea difícil resumir los diversos estilos de vida, he aquí un intento de definición.

 

Wikipedia define el término de la siguiente manera: “Los nómadas digitales son individuos que usan las tecnologías de telecomunicaciones para ganarse la vida, más generalmente, llevan a cabo su vida de manera nómada. Tales trabajadores trabajan normalmente de manera remota (desde casa, coworkings, cafeterías, bibliotecas públicas e
incluso autocaravanas) para conseguir tareas y objetivos que tradicionalmente tienen lugar en un único e inmóvil lugar de trabajo”.

 

¿Qué son los nómadas digitales?

 

En otras palabras, un nómada digital es un tipo de nerd independiente a cualquier ubicación. Esto podría no sonar tan romántico como las primeras visiones idealistas que la gente tenía sobre los nómadas digitales. Sí, la gente realmente soñó con este estilo de vida hace décadas. Marshall McLuhan, probablemente el científico de los medios de comunicación más importante e influyente de todos los tiempos, soñó con un mundo en el que la gente, con ayuda de la tecnología, podría moverse continuamente a través del tiempo y del espacio sin estar atados a un único lugar.

Los llamó “nómadas”. Unos 20 años después, Tsugio Makimoto publicó un libro en el que el término “nómada digital” se usó por primera vez. También visualizaron un mundo lleno de alocadas tecnologías donde el trabajo de las personas estaría separado de un tiempo y un espacio establecidos. Sin embargo, la única cosa que ninguno de estos visionarios pudo predecir fue la invención de internet, específicamente el Wi-Fi. El Internet móvil nos permite conectar con los demás desde casi cualquier lugar del mundo. Con esta nueva tecnología, fue en el año 2000 cuando empezamos a ver a la gente sentada frente a sus ordenadores, trabajando desde casa o desde una cafetería: son los nómadas urbanos o digitales.

 

Cambiar la movilidad por independencia

Los nómadas digitales son diferentes de la gente que tradicionalmente solía “deambular”. Un nómada digital puede ser una modelo de la jet-set, un adolescente sur-coreano trabajando desde su teléfono inteligente o alguien que nunca haya salido de su ciudad natal. Un nómada digital puede no haberse sentado nunca en un avión ni cambiado su dirección, pero se le puede seguir considerando un nómada digital. En otras palabras, no es la movilidad de un lugar la que distingue este estilo de vida de los demás, sino la independencia a un lugar. Ser un nómada digital no se trata de cambiar de lugar constantemente, sino de deshacerse de las restricciones del tiempo y espacio en el entorno de trabajo.

 

 

Por eso los nómadas digitales son tan diversos: un padre que trabaja desde casa diseñando páginas web en su sala de estar, un fotógrafo que se gana la vida viajando a lugares remotos cada 6 meses para hacer fotografías, un granjero orgánico que gana la mayoría de sus ingresos a través de una tienda online. Todos ellos son nómadas digitales.

Internet, los aparatos inteligentes y la conexión constante no sólo hacen que estos estilos de vida sean posibles, sino también atrayentes. Incluso si al principio muchos desconfiaban de los nómadas digitales o sólo los veían como raritos, ahora, vivir como un nómada digital se ha convertido en un estilo de vida establecido y aceptado.

La comunidad digital

Los nómadas digitales son seres muy comunitarios y siempre les gusta dar la bienvenida en “su tribu” a nuevos miembros. Se mantienen unidos, se ayudan los unos a los otros y están más que felices de guiar a otros en su camino de convertirse en nómadas digitales. Es por eso, que muchos de ellos encuentran acomodo en Coworkings, donde prima la flexibilidad de horarios, de espacios, y donde el espíritu de colaboración está más desarrollado que en los lugares tradicionales de trabajo. Ya que los nómadas digitales no sólo son seres muy sociales, sino que básicamente quieren vivir en un mundo donde nadie tenga que trabajar en un cubículo jamás. ¡Cuantos más nómadas digitales haya, mejor!

Otros artículos interesantes en el Blog