En diferentes blogs, revistas y libros sobre proyectos y empresas hablan de métodos y códigos de conducta que muchos autores coinciden para aumentar la productividad.

En ocasiones, llevarlos a la práctica puede parecer fácil, pero en otras ocasiones requieres de ayuda y hábitos externos que sirvan de apoyo para crear una rutina saludable y obtener buenos resultados en la productividad del trabajo.

 

Un autónomo trabajando en casa puede vivir hasta 3 días seguidos sin quitarse el pijama

 

Estos métodos se basan en técnicas probadas que deberías implementar para poder gestionar tu empresa o proyecto si eres autónomo o freelance. Desde la creación de un horario fijo, no es necesario que seas puntual pues en el coworking no tienes que fichar, pero es importante crearse un horario laboral adecuado en donde organizar las tareas a realizar en tus proyectos.

Por otro lado, es importante crear la rutina de ducharse y vestirse como si cada día tuvieras una reunión importante. No existe un código de vestimenta en el coworking. Conviven diferentes estilos según cada persona, desde traje y corbata, camiseta de flores, vaqueros y zapatillas. Pero la diferencia de contar con un espacio de trabajo fuera de casa es la necesidad de no verse con el pijama al tercer día de trabajo.

 

El orden en el espacio de trabajo es fundamental para ser más eficaces. Los ambientes ordenados nos ayudan a ser más planificados y favorecen la productividad. Esto es un punto a favor de trabajar en Bee Lab Coworking, en donde realizamos una labor de limpieza y orden cada día para que el espacio de trabajo sea un factor clave en la productividad.

 

1. Trabajando por bloques de tiempo

La idea detrás de ésta técnica de productividad es enfocarte en una sola tarea por un período de tiempo establecido previamente. Planificar cada minuto de tu día de trabajo le deja poco espacio a las distracciones. Esto podría lograr que tu semana laboral de 50 o más horas se convierta en una semana de 40 horas súper productivas.

 

2. La jornada laboral de 4 horas

A finales de los 80, los japoneses acuñaron el término Karoshi, que significa “muerte por exceso de trabajo”, para designar el creciente fenómeno de derrames cerebrales y ataques cardíacos en asalariados y ejecutivos que trabajaban sin descanso. No tiene mucho sentido desperdiciar los mejores años de la vida matándose para ser feliz en un futuro incierto. Pasarlo bien en el presente y tener dinero en el futuro no son dos cosas excluyentes; basta con hacerse dueño de su tiempo, dejar de aplazar su felicidad y diseñar su vida con mayor perspicacia.

 

3. Claves para tener un espacio de trabajo ordenado

Para ordenar tu lugar de trabajo con eficiencia, y una vez que lo tengas ordenado para que siga ordenado sin dificultad, lo mejor es que  apliques el ‘Método de las 5 S’s’, una técnica de gestión basada en 5 reglas elementales que en japones empiezan por la letra ‘S’.

 

4. ¿Cómo debe vestir un emprendedor?

Mientras el armario de las mujeres permite más opciones, el look de los hombres era sota, caballo y rey. Hoy las reglas del juego han cambiado. No existe un código especifico, pero hay pautas para acertar. Mientras en los sectores tradicionales la mejor opción sigue siendo el traje, en otros -como los tecnológicos- se permite mayor flexibilidad. Recuerda que una apariencia adecuada es tu mejor arma para proyectar una imagen, también para la empresa que representas.