Seguro que más de una ocasión te has encontrado en situaciones en las que tienes que hablar en inglés y te entra un cosquilleo por el estómago. Quieres expresarte, pero te entra ansiedad y nervios que hacen que llegues a bloquearte. Has gastado tiempo, dinero y esfuerzo en aprender, en gramática y más recursos para dominar el idioma pero a la hora de la verdad no demuestras la fluidez que tienes.

Ese cosquilleo que tienes se debe a una serie de miedos muy comunes.

 


Miedo a que te dejen en ridículo, a ser juzgado
El miedo que te entra cuando temes que un grupo de personas te dejen en evidencia. La mejor solución es enfrentarse a otras situaciones y ser consecuente contigo mismo. Si te convences a ti mismo de lo que dices, el resto también lo hará.

Miedo a decir una tontería
Es inevitable que alguna vez digas algo incorrecto, o de alguna forma tu interlocutor te malinterprete. No lo tomes tan en serio, a menudo es difícil expresar pensamientos elocuentes en nuestra lengua, como para preocuparse hasta el punto de la parálisis en un idioma extranjero. A mayor práctica, mayor confianza.

Miedo a quedarte en blanco
A todos nos ha pasado a la hora de enfrentar una conversación, que las palabras no salían. Confia plenamente en tu capacidad para comunicar el mensaje. Si no encuentras la palabras adecuadas, prueba a hablar despacio y utilizar una serie de palabras similares que conozcas mejor.

 

 

Stephen Krashen, uno de los lingüistas más reputados de nuestros tiempos, dice que el estado de ansiedad, junto con la autoestima y la confianza, son los 3 factores mentales clave a la hora de disponernos a aprender un idioma.

¿Y cómo supero esa sensación?

• Respira hondo varias veces antes de hablar. Con la cabeza alta y el cuerpo recto.
• Habla de manera pausada.
• Visualízate haciéndolo bien. Te ayudará a tener confianza en tu capacidad de elaborar el mensaje.
• Enfócate en el mensaje, si tu nivel es bueno pero te quedas trabado en alguna parte, es mejor centrarse en el mensaje.
• Tu mensaje es importante. Valóralo y dale la importancia que merece.
• Si no encuentras la palabra adecuada para expresar un mensaje. Utiliza las palabras relacionadas que conozcas. Utiliza el vocabulario con el que te sientas cómodo.
• Sólo a través de la práctica continuada fuera de nuestra zona de confort, es cuando aprendemos realmente. Aprovecha las oportunidades que se tengas para practicar y coger confianza en el idioma.

 

Practica tu inglés sin importar el nivel, debates sobre temas de actualidad para lograr soltura

Otros artículos interesantes en el Blog